• Type:
  • Genre:
  • Duration:
  • Average Rating:

¿Cuántas veces a lo largo de nuestra vida nos hemos preguntado cuál es nuestro propósito? El propósito parece algo muy lejano, monumental, algo heroico digno de ser grabado en monumentos. Es una palabra cuyo peso muchas veces nos aprisiona, nos obliga a buscar un fin grandioso y enorme. Los medios, los libros o las películas nos muestran héroes que con sudor y lágrimas llevan a cabo hazañas increíbles. El esfuerzo y el sufrimiento moldean a la persona, nos dicen los rectores de la moral. Por ello, nuestro propósito como individuos debe ser algo terrible y lejano, cuya concreción nos llevará a agotar nuestras fuerzas y recorrer un camino lleno de dificultades.

¿Y si esto no fuese así? ¿Y si llegar al propósito de cada uno no fuera un “valle de lágrimas”? ¿Y si todo fuese más sencillo y simple de lo que pensábamos? Como nos explica Anael Origen Estelar en el libro “Descubre tu Origen Estelar” el propósito no consiste en erigir monumentos de piedra o alcanzar la fama y el poder. El propósito de cada uno es aportar nuestro amor, nuestra energía más esencial, mostrarnos tal cual somos a los demás. Conformar un único tejido entre todos, sentir que somos sagrados y acercarnos a la esencia cósmica. De esta manera, si todos actuamos desde nuestro lugar y hacemos nuestro trabajo individual, lograremos el gran objetivo como seres estelares: la construcción de una nueva raza humana, la raza 33 de la que nos habla Anael.

Muchas veces nos sentimos perdidos, nos sentimos incomprendidos en un mundo en el que la meritocracia o la fama son la base. Nos sentimos obligados a tener cientos de amigos, ser exitosos, hermosos, tener mucho dinero, cumplir con todas las metas que nos imponen en los medios masivos. Sin embargo, el propósito real esta muy muy lejos de todo ello, de todos esos hitos que quieren vendernos y cuyo objetivo es controlarnos. El propósito auténtico está en cosas mucho más sencillas que no se pueden subir a las redes sociales, en cosas que no se anuncian en pasacalles, en el silencio interior y la comprensión de quien realmente somos. Con estos actos silenciosos de amor y entendimiento lograremos alcanzar ese objetivo que todos buscamos, ese propósito real que nos llene el alma y el corazón.

Previous Post

Conciencia

1 comment

  1. Eva Eckerdt dice:

    Tomo estas palabras y las guardo en mi corazón por si en algún momento vuelvo a pensar «no es suficiente lo que hago»…para ir por más si así me marca el sagrado impulso , pero sin autoexigencia desmedida, desde la CALMA. Siempre gracias por acompañarme tan amorosamente en el camino. Eva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top