• Type:
  • Genre:
  • Duration:
  • Average Rating:

“Llegando a cierto lugar, se dispuso a hacer noche allí, porque ya se había puesto el sol. Tomó una de las piedras del lugar, se la puso por cabezal, y acostóse en aquel lugar. Y tuvo un sueño; soñó con una escalera apoyada en tierra, y cuya cima tocaba los cielos, y he aquí que los ángeles de Dios subían y bajaban por ella.”

La Biblia ya nos hablaba de la escalera de Jacob hacia los cielos, hacia Dios. Esta escalera es un elemento recurrente en diferentes tradiciones y épocas. Como la del alquimista y filósofo medieval Ramón Llull, que nos habla de la “escalera de la razón”, una ruta para alcanzar el supremo conocimiento. Todas estas metáforas ascendentes nos muestran un elemento en común: la necesidad de seguir un orden en el descubrimiento del conocimiento. De igual manera que una persona puede tropezarse si trata de saltar varios peldaños a la vez cuando sube por una escalera, el descubrimiento del conocimiento debe ser ordenado, siguiendo una ruta armoniosa.

La otra condición ineludible es querer realmente discurrir por esa escalera, abandonar la posición inicial para comenzar un nuevo camino. Empezar a subir los escalones, asumiendo el esfuerzo que supone la subida, el cambio frente a una posición anterior. Sino se está seguro, es mejor quedarse al pie de la escalera, en vez de llegar a un punto alto y dolerse por el esfuerzo o por la altura.

De igual manera que una escalera, los códigos estelares de Origen Estelar nos proponen un camino hacia la sabiduría. Cada código nos aporta el conocimiento de las razas estelares que crearon al ser humano; cada código es un mensaje, una nueva forma de ver la vida, una manera diferente de posicionarnos ante lo que nos rodea. Nos permiten romper los dogmas y mandatos que nos aprisionan. Nos aportan sabiduría cósmica, mensajes de otros mundos, de otras dimensiones, que no están sujetos a las limitaciones del propio ser humano.

Los códigos nos ofrecen un nuevo lugar desde donde interpretar las cosas, desde donde mirar la vida. Y de igual manera que las escaleras, en la ascensión se debe seguir un orden, vincular cada peldaño con el siguiente, sin dar saltos. Nos sugieren mirar hacia atrás en cada tramo, agrupando los escalones que hemos ido superando, obteniendo un valor colectivo. Por ello, los códigos estelares son una herramienta clave, venida desde lo alto, por donde podemos ascender y conocer la divinidad, la iluminación, la Fuente.

Previous Post

Umbrales cósmicos

Next Post

Las realidades del tiempo

1 comment

  1. Eva Eckerdt dice:

    Muchas gracias por estos maravillosos escritos, son para mí un abrazo en el camino, una mano tendida en la tarea diaria de ir subiendo escalones…

Responder a Eva Eckerdt Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top